Clínicas Alicante: 965 92 72 86 - Elche: 965 46 03 29

Verrugas vulgares

Las verrugas son pequeñas lesiones de la piel producidas por la infección del virus papiloma humano. Las células de la piel infectadas por este virus crecen mas rápidamente que las demás, y producen un pequeño abultamiento de la piel que es rugoso al tacto y que puede tener unos puntos negros en su superficie.

Estas lesiones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque normalmente se localizan en las manos, los pies y la cara. Las verrugas de las manos normalmente se localizan en el dorso de las mismas, aunque también pueden aparecer alrededor de las uñas (sobre todo si se tiene el hábito de morderse las uñas), estas verrugas periungueales tienen un tratamiento difícil. En las plantas de los pies las verrugas son dolorosas y pueden confundirse con callos.

Si las verrugas son traumatizadas pueden sangrar o crecer ligeramente, pero nunca se hacen cancerosas.

Las verrugas se contagian a través del contacto con otras personas, aunque la capacidad de contagio del virus es muy baja. De la misma forma que algunas personas se resfrían con facilidad, otras son más propensas a presentar verrugas. El tiempo desde el contagio hasta que aparecen las verrugas suele ser de unos meses. No existe ningún método para prevenir las verrugas. Cuando las verrugas se localizan en la planta de los pies es aconsejable utilizar unas chanclas en la ducha, debe utilizarse una toalla para su uso personal.

Las verrugas en los niños desaparecen sin tratamiento en un periodo de meses o años. Sin embargo, es conveniente tratarlas porque pueden extenderse a otras partes de la piel o contagiar a otras personas. En los adultos las verrugas no suelen desaparecen si no es con tratamiento.

No existe un tratamiento perfecto para las verrugas ya que no se puede eliminar el virus sin destruir las células que están infectadas; por este motivo el tratamiento puede dejar una cicatriz. En ocasiones ocurre que mientras se están tratando las verrugas aparecen nuevas lesiones, lo que se debe a que la piel ha sido infectada previamente por las verrugas antiguas. La mejor forma de evitar esto es tratar las verrugas tan pronto aparezcan. Independientemente del tratamiento empleado, algunas verrugas pueden reaparecer semanas o meses después de haberse curado.

Uno de los tratamientos es la destrucción química de las mismas mediante diversas sustancias que se aplican en las verrugas, tiene la ventaja de que no es doloroso, y por lo tanto permite hacer las actividades diarias de forma habitual, si se realiza correctamente, es eficaz en la mayoría de los casos.

Otros tratamientos que se pueden emplear son la crioterapia (congelación), la electrocirugía (quemado), el tratamiento con láser, o la infiltración de las verrugas con diversas sustancias. Estos tratamientos suelen requerir varias sesiones para la curación de las verrugas.

Fotos clínicas

Solicite cita previa para su consulta

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia al usuario. No almacenamos datos personales. Al seguir navegando acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies