Clínica Alicante: 965 92 72 86 - Clínica Elche: 965 46 03 29

Eccema de contacto

El eccema de contacto también llamado dermatitis alérgica de contacto, se presenta cuando la piel se pone en contacto con una sustancia a la que la persona es alérgica. El eccema normalmente aparece a las 48 horas del contacto con dicha sustancia y se caracteriza por que la piel se pone roja, tiene escamas y pica; en ocasiones también puede haber una hinchazón de la piel y vesículas con liquido. El eccema de contacto es una alergia retardada; es decir, no aparece inmediatamente tras el contacto con la sustancia a la que la persona es alérgica, sino que el eccema suele aparecer a las 24 ó 48 horas.

La dermatitis de contacto alérgica no está producida por detergentes, disolventes o ácidos. Estas sustancias químicas fuertes, se conocen como irritantes y pueden producir una dermatitis en cualquier persona. La dermatitis de contacto alérgica se produce por el contacto con la piel de sustancias que no provocan una reacción en la mayoría de la gente.

El que una persona sea alérgica a una determinada sustancia está determinado por sus genes, pero no se nace alérgico a dicha sustancia; la alergia se produce por el contacto repetido con la misma, de tal modo que una persona que actualmente es alérgica a cierta sustancia puede haber estado utilizándola sin problemas durante años. Quizás por esto el eccema de contacto es mas frecuente en adultos. Una vez que se ha desarrollado una alergia, ésta persiste durante toda la vida.

La dermatitis alérgica de contacto aparece en la piel que ha estado en contacto con la sustancia a la que la persona es alérgica, y que se denomina alérgeno. En ocasiones puede haber un eccema en la piel sin haber estado esa zona en contacto directo con la sustancia alérgica, por ejemplo, puede haber un eccema en la cara aun cuando no se haya aplicado en la cara la sustancia a la que una persona es alérgica. Esto es debido a que al tocar con las manos un alérgeno puede llegar a la cara al tocarnos la misma con las manos. El que el eccema se localice solo en la cara y no en las manos es debido a que la piel de las manos es mas gruesa, por lo que el alérgeno no puede penetrar; en cambio, la piel de la cara es más delgada y el alérgeno penetra mas fácilmente, lo cual ocurre sobre todo alrededor de los ojos.

En ciertas ocasiones la causa del eccema es evidente, pero en otras ocasiones dicha causa puede ser difícil de descubrir; por ejemplo, una persona alérgica al níquel puede tener un eccema en los labios como consecuencia de tener en la boca los ganchos metálicos del pelo mientras se peina, ya que el níquel se encuentra en muchos objetos metálicos.

Entre las sustancias que con mayor frecuencia producen una dermatitis de contacto se encuentran: el níquel (metales), el cemento, las gomas, los disolventes, las colas, los cosméticos, los productos para la higiene personal y algunos medicamentos que se aplican en la piel.

Ante una dermatitis de contacto hay que dejar de utilizar todos los productos que se han utilizado y que han estado en contacto con la piel afectada y aplicarse sólo una crema tratante durante una o dos semanas hasta que se cure el eccema.

Una vez resuelto el eccema, hay que tratar de averiguar la causa del mismo. Algunas personas sospechan los materiales o las sustancias (tanto de la casa como del trabajo) que les han producido el eccema y si las evitan el problema se resuelve.

Cuando la causa no es aparente, se realizan unas pruebas alérgicas que son indoloras y que consisten en aplicar en la piel de la espalda pequeñas cantidades de los posibles alérgenos, con lo que en la mayoría de los casos se puede saber la sustancia a la que esa persona es alérgica.

Fotos clínicas

Solicite cita previa para su consulta

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia al usuario. No almacenamos datos personales. Al seguir navegando acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies