Clínica Alicante: 965 92 72 86 - Clínica Elche: 965 46 03 29

Molusco contagioso

El molusco contagioso es un problema frecuente de la piel, normalmente afecta a niños aunque los adultos también pueden presentar esta infección.

Esta producido por un virus que se localiza en la capa alta de la piel. El nombre de molusco contagioso indica que el virus se contagia fácilmente por contacto directo de la piel.

El molusco contagioso se manifiesta como pequeñas elevaciones de la piel (pápulas) que son de color blanquecino o rosado, el tamaño varía de 1 a 6 mm, en ocasiones tienen una pequeña depresión central. Las lesiones suelen localizarse en las axilas, ingles, glúteos y detrás de las rodillas, en ocasiones pueden localizarse en la cara y en los párpados, su número es variable, puede haber una o dos lesiones o pueden ser muy numerosas. A veces la piel donde se encuentran los moluscos puede enrojecerse y picar.

Esta infección es más frecuente en niños por que aun no han desarrollado inmunidad frente al virus, su incidencia es más alta en climas cálidos y húmedos ya que esto favorece el crecimiento del virus.

La infección se contrae por el contacto directo de la piel de personas infectadas, por lo que es más frecuente en sitios donde el contacto directo de la piel entre niños es más probable, como son las piscinas y los deportes de contacto como el judo. El virus se ha demostrado que no se contrae a través del agua de las piscinas.

El molusco suele curar espontáneamente con el tiempo sin dejar cicatriz, aunque esto puede llevar meses o años en suceder. Como el periodo de incubación es de unas semanas puede ocurrir que mientras unas lesiones se curan aparezcan nuevas lesiones en otras zonas.

No existe un tratamiento ideal del molusco contagioso porque no existe una medicación que elimine el virus. Los moluscos se tratan de forma similar a las verrugas, se pueden aplicar líquidos o cremas en las lesiones, o bien, pueden tratarse en la consulta del médico con diversos procedimientos como con bisturí eléctrico, crioterapia o mediante curetaje de las mismas. En niños pequeños una opción es no tratar las lesiones y esperar a que desaparezcan. Es más fácil el control y el tratamiento de este problema cuando existen pocas lesiones.

Fotos clínicas

Solicite cita previa para su consulta

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia al usuario. No almacenamos datos personales. Al seguir navegando acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies