Clínicas Alicante: 965 92 72 86 - Elche: 965 46 03 29

Sarna

La sarna es una infección frecuente de la piel que está producida por un ácaro (insecto), que no es visible a simple vista. Este ácaro se localiza en la superficie de la piel y se alimenta de las células muertas de la misma (escamas). La sarna no afecta a la cara.

Esta enfermedad afecta por igual a cualquier raza, edad o clase social, incluidas las personas con una estricta higiene personal.

La sarna es muy contagiosa y normalmente se contrae por contacto directo de la piel entre las personas, aunque también puede contagiarse de forma indirecta a través de la ropa, toallas o sábanas, ya que el ácaro puede vivir hasta 3 días fuera de la piel.

Esta enfermedad se caracteriza por una erupción generalizada de la piel que es muy pruriginosa, el picor suele ser más importante por la noche. Las lesiones de la sarna están producidas por una alergia al ácaro, de tal modo que una persona con sarna sólo tiene 6 ó 7 insectos en la piel, pero la respuesta alérgica del organismo frente a la infección es la que produce la erupción. Esta respuesta alérgica necesita un tiempo para desarrollarse por lo que pueden pasar hasta 4 semanas desde que una persona se ha contagiado hasta que presenta síntomas.

En ocasiones esta afección puede manifestarse únicamente con picor intenso generalizado sin existir lesiones en la piel. En los niños, al tener una piel más sensible, la erupción suele ser más generalizada y afecta a todo el cuerpo, incluyendo palmas de manos, plantas de los pies y la cabeza. Los niños suelen estar irritables debido a que duermen mal y al picor intenso que tienen.

Normalmente la sarna es una enfermedad que se trata fácilmente y en poco tiempo. El tratamiento consiste en la aplicación en la piel de diferentes productos químicos llamados escabicidas. Algunos escabicidas no se pueden aplicar ni en mujeres embarazadas ni en niños pequeños.

Para que el tratamiento sea eficaz y con el fin de evitar nuevos brotes de sarna es importante seguir estas instrucciones minuciosamente.

El tratamiento se realiza antes de acostarse. El producto indicado se debe aplicar en toda la piel desde el cuello a los pies, incluidas las axilas, ombligo, genitales y los espacios entre los dedos. También debe aplicarse en la piel que hay debajo de las uñas de los dedos de las manos.

En los niños menores de 2 años el tratamiento debe aplicarse también en el cuero cabelludo, la frente, las sienes y el cuello (no se tiene que aplicar en el resto de la cara). A los niños pequeños que se chupan las manos se les deben poner unos guantes. Si llevan pañal el tratamiento debe reaplicarse en esa zona después de cada cambio del pañal.

Durante las 8 horas siguientes a la aplicación del tratamiento hay que evitar el lavado de las manos, y si se lavan hay que reaplicar nuevamente el tratamiento en las manos y en las muñecas.

A los 7 días hay que repetir el tratamiento de la misma forma. El tratamiento no debe hacerse mas días ya que puede producir una irritación de la piel.

El tratamiento lo tienen que hacer de forma simultánea (el mismo día) todos los miembros de la familia, incluso los que no tengan picor ni lesiones en la piel. También deben tratarse las personas allegadas a la familia y que han permanecido en la casa durante tiempo, como familiares, niñeras y amigos de los niños que han dormido en la casa.

En ocasiones el tratamiento puede producir cierta sensación de quemazón en la piel e incluso más picor. Esto es transitorio, puede durar 2 ó 3 días y no debe ser motivo de preocupación.

Las sábanas, pijamas y la ropa que se ha utilizado la semana anterior antes de hacer el tratamiento tienen que lavarse con agua caliente y plancharse bien. Las mantas y la ropa que no se pueda lavar, deben limpiarse en la tintorería o bien meterse en bolsas de plástico durante una semana (los ácaros no pueden vivir fuera de la piel mas de 3 días). No es necesario desinfectar la casa ni los sofás, juguetes, etc.

La sarna deja de ser contagiosa tras la primera aplicación del tratamiento, por lo que los niños pueden ir al colegio o a la guardería al día siguiente.

La erupción y el picor mejoran tras el tratamiento, pero pueden no desaparecer completamente hasta pasadas 3 ó 4 semanas, ya que éste es el tiempo en que la reacción alérgica frente al ácaro puede tardar en desaparecer.

El tratamiento de la sarna es satisfactorio y no suelen requerirse nuevos tratamientos, pero puede ser ineficaz si no se hace correctamente.

Fotos clínicas

Solicite cita previa para su consulta

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia al usuario. No almacenamos datos personales. Al seguir navegando acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies