Clínicas Alicante: 965 92 72 86 - Elche: 965 46 03 29

Caspa

La caspa es un problema del pelo muy frecuente y recurrente que se caracteriza por picor y descamación de la piel del cuero cabelludo, en ocasiones se acompaña de grasa. La caspa no es contagiosa. No es un problema importante pero puede resultar incomoda y a veces es difícil de tratar.

La caspa no debe confundirse con las vainas peripilares, proceso que es debido a una pequeña anomalía del cuero cabelludo donde quedan retenidos cilindros de queratina alrededor de los pelos.

La caspa puede estar producida por diversas causas, entre las que se incluyen:

  • Un tipo de hongo (Malassezia). Este hongo se encuentra en el cuero cabelludo de la mayoría de las personas y no produce ningún problema. En ocasiones aumenta el número de este hongo, el cual irrita la piel y hace que las células se renueven mas rápidamente, estas células se acumulan en la piel produciendo descamación abundante. Si el pelo no se lava con frecuencia el problema empeora.
  • Piel seca. En invierno, el frío, la baja humedad del aire y la calefacción pueden resecar la piel, esta caspa se caracteriza por escamas finas y no se acompaña de grasa.
  • Piel roja y aceitosa (dermatitis seborréica). Este problema es una causa frecuente de caspa y se manifiesta con enrojecimiento piel grasa y escamas amarillentas. La dermatitis seborréica afecta al cuero cabelludo y a otras zonas de la piel que tienen muchas glándulas sebáceas como las cejas, la zona lateral de la nariz, detrás de las orejas, las ingles y en ocasiones las axilas.
  • Psoriasis. Esta enfermedad hace que se acumulen células muertas en la piel y se forman escamas grandes. La psoriasis puede afectar otras partes del cuerpo, particularmente los codos y las rodillas.
  • Otras causas que favorecen la aparición de caspa son la disminución de zinc y vitamina B del organismo, el estrés y algunas enfermedades neurológicas como el Parkinson.

La caspa puede controlarse casi siempre, pero se requiere un poco de paciencia y persistencia. En general, una caspa leve se controla lavando el pelo diariamente con un champú suave para eliminar la grasa y las escamas.

Cuando un champú normal no es eficaz se puede utilizar un champú anticaspa. Los champús anticaspa pueden tener: piritiona de zinc (HS), pirocton olamina (Ionax) alquitrán (Polytar), sulfuro de selenio (Bioselenium), o antifúngicos (Ketoisdin, Ciclochem). Existen champús que combinan diversos principios activos, como, Neutrogena T Gel o Pirotex.

Estos champús deben utilizarse diariamente hasta que se consigue un control de la caspa, después pueden emplearse dos o tres veces a la semana si es necesario. Es importante dejar actuar el champú unos cinco minutos para que la medicación tenga tiempo de actuar.

Fotos clínicas

Solicite cita previa para su consulta