MenúFlecha
<< Volver atrás

Psoriasis


Volver atrás

La psoriasis es una afección no contagiosa de la piel que se caracteriza por manchas rojas y ligeramente elevadas que están cubiertas por escamas. Las lesiones pueden afectar cualquier parte de la piel, aunque normalmente se localizan en el cuero cabelludo, codos, rodillas, parte baja de la espalda, manos y pies. La cara no suele afectarse.

Es una enfermedad crónica de la piel que cursa en forma de brotes, es decir, con períodos de mejoría o empeoramiento de duración variable. Es un proceso relativamente frecuente ya que afecta a 2 de cada 1.000 personas.

Su causa es desconocida, aunque existe un cierto carácter genético, ya que una de cada tres personas con psoriasis tiene antecedentes en la familia de esta dermatitis. No es una herencia directa, es decir, las personas con psoriasis no tienen por que tener hijos con psoriasis

Las células de la piel están programadas para renovarse cada 28 días, tiempo en que tardan en pasar de la parte inferior de la piel a la parte superior, donde se eliminan (descaman) de forma imperceptible. En la psoriasis este recambio celular dura sólo 2 ó 4 días, y al hacerse de forma tan rápida hace que las células se acumulen en la piel y se formen zonas elevadas y escamosas.

La psoriasis es una dermatosis muy variable, hay personas en las que es tan leve que nunca se percatan de que la padecen, mientras que en otras personas puede afectar a grandes zonas de la piel.

En ocasiones la psoriasis puede localizarse en los pliegues de la piel, como las axilas, las ingles y entre las nalgas (psoriasis inversa). Es importante saber que la piel en estas zonas es muy delgada, por lo que sí se trata durante bastante tiempo con cremas de corticoides potentes pueden aparecer estrías en la piel.

En ocasiones la psoriasis afecta a las uñas, con lo que éstas adquieren un color amarillento y se engruesan.

Aproximadamente un 7% de enfermos con psoriasis puede presentar con los años una artritis, que afortunadamente en la mayoría de los casos no es severa.

Cuando las lesiones de psoriasis remiten puede quedar la piel de un color blanquecino, esta disminución de pigmento es transitoria, la piel recupera su color normal al cabo de unas semanas.

El diagnóstico de la psoriasis se hace mediante la inspección de la piel, aunque en ocasiones es preciso realizar una biopsia para confirmar el diagnóstico.

Existen numerosas causas que pueden desencadenar o agravar la psoriasis, como: 1) Los traumatismos en la piel, por ejemplo el rascado repetido de la misma, heridas, quemaduras, abrasiones etc. 2) Diversos procesos infecciosos, como amigdalitis, catarros etc. 3) Algunos medicamentos entre los que se incluyen el litio, la cloroquina y los betabloqueantes. 4) Por último, el estrés también puede ser un factor agravante en muchas personas.

La psoriasis es una enfermedad crónica que al igual que la artritis o la hipertensión no tiene una curación definitiva. Sin embargo, en la mayoría de los casos con un tratamiento adecuado se logran remisiones de la misma. Algunos estudios sobre la evolución natural de la psoriasis han concluido que en un 40% de las personas desaparece espontáneamente al cabo de los años.

Deben evitarse los traumatismos en la piel (rozaduras, rascado repetido de la piel, etc.). Es conveniente no utilizar ropas que sean ásperas al tacto.

La psoriasis hace que la piel pierda agua, por lo que es importante mantener la piel hidratada utilizando jabones neutros. Después de la ducha o el baño conviene hidratar la piel con una leche corporal.

Si se padece psoriasis en las manos, debe evitarse, mediante el empleo de guantes, el contacto con detergentes y otros productos químicos irritantes.

Respecto a la dieta, la ingesta moderada de bebidas alcohólicas no es perjudicial, pero un exceso de alcohol agrava la psoriasis. Se ha observado que una dieta rica en tomates, zanahorias y fruta fresca es beneficiosa en la psoriasis. La psoriasis es menos persistente en las personas delgadas por lo que es conveniente no tener sobrepeso.

La psoriasis mejora con el sol, por lo que los baños de sol son beneficiosos en la mayoría de personas con psoriasis. Las vacunas no son eficaces para mejorar este problema.

No existe ningún tratamiento que cure la psoriasis. Los tratamientos van encaminados a controlar el problema y mejorar la calidad de vida. El tratamiento debe ser individualizado en cada paciente, teniendo en cuenta el tipo de lesiones, el tamaño de las mismas y su localización.

Para las formas localizadas de psoriasis existen diversos tratamientos tópicos que incluyen los corticoides, la antralina, o derivados de la vitamina D. Cuando la afectación es muy extensa se pueden emplear retinoides, metotrexato o ciclosporina. El tratamiento con fármacos de nueva generación como los biológicos esta indicado en pacientes con psoriasis extensa y que son resistentes a otros tratamientos. Los rayos UVA o la exposición solar mejoran la psoriasis en la mayoría de los casos.

Fotos clínicas

1-psoriasis en placas 01

Psoriasis en placas

2-psoriasis en gotas-0

Psoriasis en gotas

3-psoriasis cuero cabelludo

Psoriasis del cuero cabelludo

4-psoriasis invertido

Psoriasis en las flexuras (psoriasis invertido)

 
psoriasis ungueal

Psoriasis de las uñas
Revisado: 10 de mayo de 2016
 
<< Volver atrás

shop giày nữthời trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautifulgiay the thao nugiay luoi nutạp chí phụ nữhardware resourcesshop giày lườithời trang nam hàn quốcgiày hàn quốcgiày nam 2015shop giày onlineáo sơ mi hàn quốcf5 fashionshop thời trang nam nữdiễn đàn người tiêu dùngdiễn đàn thời trang