MenúFlecha
<< Volver atrás

Herpes simple


Volver atrás

La infección por herpes simple, también conocida como fiebre o fuego, está producida por un virus, virus del herpes simple, esta infección se manifiesta en forma de pequeñas vesículas y costras que pueden localizarse en cualquier parte de la piel, aunque los sitios en los que aparece con mas frecuencia son la boca, la nariz, las nalgas o los genitales.

Existen dos tipos de virus del herpes simple, que se denominan tipo I, que produce lesiones principalmente en la cara, y tipo II, que se localiza principalmente en la región genital.

La infección por el virus del herpes simple I tiene dos fases que son: la infección primaria y la recurrente.

La infección primaria suele ocurrir en la infancia y se produce tras el contagio del virus, bien de una persona infectada o bien a través de toallas u otros objetos. Aunque la mayoría de las personas se contagian por el virus, sólo un diez por ciento presenta los síntomas de esta primera infección, que consisten en llagas en la boca, hinchazón de los ganglios del cuello y fiebre.

Tras esta primera infección el virus permanece en el organismo en forma latente en las células del sistema nervioso. Mientras que la mayoría de las personas no vuelven a presentar esta infección otras tienen infecciones recurrentes.

Las infecciones recurrentes se producen porque el virus, que, como se ha dicho, está acantonado en el sistema nervioso, se reactiva y llega a la piel a través de los nervios. Las recurrencias pueden localizarse en cualquier parte del cuerpo, pero aparecen con más frecuencia en la cara, sobre todo alrededor de la boca. Las lesiones que produce la infección recurrente son bastante características y consisten en un grupo de vesículas de contenido claro que en unos días se rompen y forman costras. Muchas personas experimentan un ligero dolor o una sensibilidad especial en la piel antes de que salga la erupción. La mayoría de las veces no hay una causa aparente que desencadene las infecciones recurrentes; sin embargo, estas recidivas pueden desencadenarse en algunas personas por la exposición al sol, el estrés o la menstruación. Las infecciones recurrentes son mas leves que la infección primaria y suelen durar de 7 a 10 días.

La infección por el virus del herpes simple II tiene, al igual que el herpes tipo I, dos fases que son la infección primaria y la recurrente.

La infección primaria por el herpes simple II afecta a un 20 por ciento de la población y la causa más frecuente de adquirirla, aunque no la única, es el contacto sexual con una persona que lo padece. Los primeros síntomas se manifiestan tras un periodo variable, que oscila entre 2 y 20 días desde el contagio, y consisten en una sensación de quemazón en la piel; posteriormente aparecen las lesiones vesiculosas características y, en ocasiones, puede haber fiebre y molestias al orinar. Las lesiones suelen localizarse en el pene, la vagina o en las nalgas.

Al igual que en el herpes simple I la infección primaria puede cursar sin síntomas con lo que puede pasar desapercibida, años después puede haber una recurrencia del herpes que puede confundirse con una infección primaria.

El tratamiento de esta infección consiste en medicamentos antivíricos en forma de cremas o de comprimidos. Estos fármacos no previenen nuevas recurrencias ya que solamente actúan cuando el virus está replicándose en la piel, pero no actúan sobre el virus que está en forma latente en el sistema nervioso.

Fotos clínicas

1-herpes simple labial

Herpes simple labial

2.herpes simple recidivante

Herpes simple recidivante

3-herepes inmuno

H. simple genital en paciente inmunosuprimido
Revisado: 10 de mayo de 2016
 
<< Volver atrás

shop giày nữthời trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautifulgiay the thao nugiay luoi nutạp chí phụ nữhardware resourcesshop giày lườithời trang nam hàn quốcgiày hàn quốcgiày nam 2015shop giày onlineáo sơ mi hàn quốcf5 fashionshop thời trang nam nữdiễn đàn người tiêu dùngdiễn đàn thời trang